Pensando en compartir algo m谩s que la pr谩ctica profesional surge este espacio...


ENTRE ZABUMBA Y TRI脕NGULO: El M谩s All谩 Del Forr贸




Escrito por la Afiliada Emiliana Zurita (Afil. C-53559)

Casi en simult谩neo al inicio de mi pr谩ctica como psic贸loga se fue configurando para m铆 un m谩s all谩 de la pr谩ctica profesional y de las paredes psi. La chispa por la m煤sica brasilera me lleg贸 acompa帽ada de una colega gran amiga, con la que, una noche como tantas en esta ciudad de las diagonales, nos encontr贸 con un grupo de gente sentada en ronda, tocando un mont贸n de instrumentos hasta el momento desconocidos, cantando en portugu茅s, alegres, entre miradas y sonrisas. Ese d铆a algo me cautiv贸, algo encendi贸 una chispa. Era una Roda de Samba Brasilero. El azar que se convirti贸 en ocasi贸n, ocasi贸n que no dej茅 pasar y fue un gran encuentro.

De ah铆 en m谩s las b煤squedas personales. Comenc茅 en un taller de danza de 鈥淪amba no p茅鈥 de la ciudad, que me llev贸 a participar como bailarina en una de las comparsas en el pueblo de Atalaya. Ah铆 tuve la posibilidad de entre plumas, lentejuelas y gibr茅, jugar a ser otra mediante la danza, a ser muchas, entre los compases de los zurdos, redoblantes y repiques.

El 鈥渞odar鈥 en las rodas de samba, trajo otros ritmos como el Choro y su sofisticaci贸n, el samba de gafieira con su elegancia, y mi alegr铆a cada vez que cantaba junto a otros, en un colectivo, con sus palmas, los fraseos populares. En estos entres me lleg贸 otra ocasi贸n, la de encontrarme con la pasi贸n que acompa帽a mis d铆as, el Forr贸, g茅nero de la m煤sica Popular nordestina brasilera.

Nuevamente fue de la mano de la profesi贸n, que mediante la rotaci贸n extracurricular que hice como Residente en un hospital de la ciudad en el 2014, me posibilit贸 sumergirme en este g茅nero musical. Es as铆 que cada semana luego de una jornada extensa de trabajo en el sistema de salud mental de R铆o de Janeiro, iba a todo baile que encontraba y 鈥渕e dejaba llevar鈥, disponiendo mi cuerpo a la magia de bailar con otros, en la cercan铆a de un abrazo apretado, seguro, en los 鈥渃heiros鈥 (aromas) que se sienten en ese gesto que con la adultez vamos perdiendo, de abrazarse y tolerar la incomodidad de la cercan铆a.

En R铆o aprend铆 a bailar por intuici贸n, por disponerme a ser llevada en la danza, y desde mi regreso a la ciudad, comenc茅 con clases de danza forr贸 desde hace ya 5 a帽os. Con la danza lleg贸 la posibilidad de experimentar nuevos roles, de ser conducido, de conducir, deconstruir los lugares fijos que nos han transmitido otras generaciones, en los que son los varones quienes conducen en la danza.





En la actualidad no solamente bailo sino que formo parte de un colectivo de personas que se llama Forr贸 en las Diagonales, que difunde todas las actividades locales en relaci贸n al g茅nero de forr贸, simplemente por amor al Forr贸, por encontrar all铆 sentidos, en tiempos en que todos los sentidos de diluyen. Aqu铆 me redescubr铆 en la m煤sica, en mis posibilidades de 鈥渉acer m煤sica鈥, de ponerle el cuerpo. Fue con la voz, cantando las canciones de las mujeres compositoras nordestinas, que alzando la voz en la polvareda del 鈥渟ertao鈥 conquistaban espacios. Tambi茅n fue tocando tri谩ngulo, instrumento sencillo y no por eso menos complejo, que ofrece la versatilidad de que con 茅l se puede bailar.

M谩s all谩 de las paredes del consultorio hay ese, mi mundo, uno de los posibles, que est谩 lleno de polleras 鈥渇orrozeiras鈥 y zapatillas bajas para bailar en media punta, un mundo que suena en los compases de la zabumba (tambor t铆pico del g茅nero) y en los agudos del tri谩ngulo. Mundo que atempera, aliviana los pesares que muchas veces nos ofrece nuestra profesi贸n, y que la nutre con eso que est谩 m谩s all谩, donde bailo y soy liviana, cierro los ojos y me transporto en la din谩mica de mi pareja de baile, una y miles, donde me vuelvo fresca y llena de brillo.



MES A MES / M脕S ALL脕 DE LAS PAREDES DEL CONSULTORIO



Febrero 2019

Diciembre 2018

Octubre 2018