Pensando en compartir algo más que la práctica profesional surge este espacio...


SEGUIDORES DEL ATARDECER



Escrito por la Afiliada Fabiana Etcheverry (Afil. C-50952)

FOLKLORE

Mi nombre es Fabiana Etcheverry, soy Licenciada en Psicología, me recibí en la Facultad de Humanidades de la UNLP en diciembre de 1991. Vine inmediatamente a vivir a Junín, donde comencé a ejercer mi profesión, mas de manera privada (consultorio) lo hice por poquísimo tiempo (creo un año aproximadamente) ya que mi tendencia y ganas de ejercerla era y es en relación a lo social, y pude entrar al Centro de Contención de Menores donde trabajé con adolecentes varones con causas penales durante 23 años allí y en la actualidad continúo en la misma línea en el Centro Sociocomunitario de Responsabilidad Penal Juvenil. Por otro lado el aspecto social y de vínculo con la comunidad lo ejerzo también más allá del consultorio por medio de la música, específicamente del folklore.

La música siempre ocupó un espacio de importancia en mi vida, siendo transmitida por mis padres, abuelos. Hace 20 años junto a mi compañero en la música y en la vida que formamos el dúo “Seguidores del Atardecer” habiendo recorrido escenarios, etc. Y a lo que nos estamos dedicando de lleno hace 9 años es a nuestros espectáculos callejeros: “Callejeros de Seguidores”, donde cada domingo se corta una calle de un barrio diferente en Junín y pueblos de la zona, por la tarde, la gente se acerca con su sillita, tortas, mates para compartir, y así se pasa la tarde escuchando y bailando folklore. Son libres y gratuitos. Tenemos nuestro propio equipo de sonido. Y es un movimiento totalmente independiente, generado únicamente por nosotros, por supuesto con el acompañamiento y entusiasmo de la gente. Solo se pide permiso al municipio para realizar el corte de calle.





Consideramos este movimiento como nuestro aporte a la cultura, a la vida, al compañerismo, a la solidaridad. Concurre gente de todas las edades, (incluyéndose otros músicos a participar de esta movida), familias completas, pero es de destacar la concurrencia de la gente mayor (60-80 años) que encontraron una motivación para las tardes de los domingos. Creo que existen modos y formas diferentes que plasman la necesidad de expresarse. Una de ellas para mí es la realización del espectáculo callejero... es un dar... es elegir el espacio al aire libre como un lugar de reunión, de encuentro, de solidaridad, tiene que ver con un oasis en medio de la rutina, siento y creo que se da en ellos como un círculo protector, como una especie de mandala donde circula una energía especial entre el espectador (que es participante) y los músicos. El público está dispuesto a dejarse llevar por la ilusión y la fantasía. Es un se puede. Se puede conquistar un territorio a pesar de la adversidad. Hacer música en la calle creo que es un servicio, un dar, una entrega. El pensar en llevar el mate, en hacer una torta, en bailar, está incluyendo al otro, al otro como semejante y con quien me voy a encontrar. Hay que sentir la necesidad y las ganas de hacerlo, simplemente eso, eso es lo que me pasa con esto de los callejeros (uno se pregunta o se cree en el imaginario cultural que uno lo hace por los demás… pero hay un componente grande si se quiere de egoísmo, ya que uno lo hace por uno también... para sentirse vivo con esto...). Siento que somos “un servidor público del arte”... eso me define.

Y allí la gente deja también un rato las angustias, penas, rutinas, aunque sea por un rato...

Los invito a visitar nuestro facebook “Seguidores del Atardecer” o “Seguidores del Atardecer Junín”


Próximo vencimiento 12/12/2022